Lectura

Estamos leyendo…

Del libro: Psicología del Anhelo
Capítulo: Extracto capítulo 8

Hablemos de la traducción a la forma de aquí, es decir, de la Torá hablada. La boca no puede endurecerse. Lo que estoy contando aquí ahora quizás lo haya dicho hace un año, pero de forma diferente. Dentro de un año lo contaré de nuevo un poco diferente. Porque sigue, no puede endurecerse, sigue viviendo en mí. Y yo sigo viviendo en eternidades, de la misma manera que toda persona vive aquí y al mismo tiempo en las eternidades.

La Torá hablada solo puede ser libre, pero en su libertad solo puede estar basada en el amor. Hemos hablado ya de las trece cualidades de Dios, allí donde pasa delante de Moisés y le protege con su mano.  Allí hemos escuchado: misericordia, gracia, bondad, fidelidad, todas cosas buenas. Traducido al mundo aquí significa que toda persona en la forma, estando en la roca como Moisés solo percibe a Dios así y, como hijo de Dios a su imagen y semejanza, puede reconocer estas cualidades como centrales y fundamentales. Quien haya vivido este milagro, solo puede ser suave y bondadoso. Si es agresivo, le falta algo, está enfermo. Pero quien queda sanado en el principio porque se ha encontrado con el Salvador, con Cristo como se dice en el cristianismo, y por ello está salvado, sano y completo, esta persona solo puede ser bondadosa y amable. Y esa es la reacción de Jesús, cuando uno de sus seguidores saca la espada y corta la oreja de otro que quería aprisionarle. Este suceso, contado desde la eternidad, debe ser traducido al mundo de aquí. Y esta traducción es verbal, hablada.

La Torá hablada va de generación en generación, pero tiene el amor y la fidelidad a las generaciones precedentes. No en el sentido de que lo anterior sea equivocado, ahora lo sabemos mejor. Entendamos que toda generación vive exactamente de la misma forma que nosotros vivimos, con decepciones, alegrías y sorpresas hacia todos los lados. No había coches entonces, pero se andaba a pie o se cabalgaba sobre caballo o mula. ¿Tiene algo que ver con el ser humano el hecho de que se viaje de una u otra forma?

La Torá hablada es pues la Torá escrita, traducida. De los maestros que la traducían se cuentan historias, como se cuentan en el cristianismo de los santos. Eran santos en el sentido de que su vida estaba impregnada de dulzura y bondad. En la política y en la historia de la iglesia no eran conocidos, vivían ocultos, casi imperceptibles.

Ya he hablado muchas veces de Akiba, uno de los muchos sabios muy grandes de la tradición. Las fechas de nacimiento y de muerte transmitidas por la tradición no coinciden con las fechas dadas por los historiadores. Yo también diría que no puede coincidir, pero yo no quiero un Akiba histórico, quiero conocerlo allí donde vive como mito, como leyenda. Allí por ejemplo se dice que ha vivido exactamente 120 años. Y yo entiendo de inmediato que no es una fecha para la historia.

Estos maestros, cada uno único, llamado por su nombre, intentan a través de las generaciones dar respuesta a nuestra pregunta: ¿Cómo puede lo santo, lo absoluto, lo exacto aceptar forma aquí en el fluir del tiempo, hacerse carne aquí en la vida? ¿Cómo acumular esa concentración de fuerza en la palabra, para que se convierta en carne aquí? A este complejo, a este código, se le llama Talmud. Naturalmente sé que bajo la denominación de pensamiento talmúdico, la gente entiende exposiciones sutiles, afiladas. Pero no puede rechazarse el Talmud por ello, si la gente hace algo mal el asunto en sí no se convierte en malo por ello. Si los cristianos no viven de acuerdo con la religión, el cristianismo en sí no es equivocado, y la iglesia no es mala. Todos estamos en camino y a veces tenemos mucho polvo y suciedad en los pies y es bueno lavarlos entonces.

Talmud significa, como he dicho en anteriores ocasiones, enseñanza, aquello que es enseñado y aprendido. El aprendizaje y la enseñanza. Se da un comentario continuado de la Biblia, donde se intenta mostrar, cómo la palabra bíblica se manifiesta aquí. Allí, por ejemplo, donde se trata de la construcción de la Casa de Dios, no se piensa ni un solo segundo en construirla aquí, sabiendo cuál es el largo, el ancho y la altura y qué materiales usar. Sería profanar la santidad. La Casa de Dios está dentro del ser humano, Dios habita en ella. En la Biblia, en la palabra de Dios se trata de una casa; aquí no es una casa, aquí es el cuerpo, la vida. Se cuentan muchas historias a este respecto, se intenta colocar cada elemento en la vida de la persona. Se utiliza el relato de la construcción de la Casa de Dios para mostrar cómo un ser humano se comporta en shabat. Shabat no como día de la semana, sino en su significado profundo. ¿Y cuál es su significado? Que el mundo está en orden, que es perfecto. Dios descansa, todo está muy bien.

El shabat está en tu vida, si el mundo para ti está en orden, y cuando todo está muy bien y todo descansa en tu vida. Ningún nerviosismo, ninguna agresión, eso es el shabat. Todo está terminado, no puede ya construirse nada.

seguirá…