Conferencias

CONVERSACIONES SOBRE LA MUERTE Y LA VIDA, EN EL CONTEXTO DE LA TRADICIÓN JUDÍA.

Conferencia pronunciada por Friedrich Weinreb en el Instituto de Estudios Filosóficos de la Universidad de Roma, el 6 de enero 1980.

El tema del coloquio era RELIGION Y FILOSOFIA FRENTE A LA MUERTE, y la conferencia se titulaba: Conversaciones sobre la muerte y la vida, en el contexto de la tradición judía.

I.

 La palabra hebrea jayá, significa “estar vivo”. Está muy cerca de esa otra palabra hayá, “ser”. En hebreo, la diferencia entre la letra jet (jayá) y la (hayá) es considerable. En los jeroglíficos, sin embargo, la letra jet y la muestran el mismo dibujo: la forma de una persona. La letra es aspirada, mientras que la jet es un sonido gutural y, por tanto, muy corporal. La palabra hebrea halel significa alabar, glorificar; conocemos la noción haleluyá, alabad al Señor.

CONTINUA…

ANTERIOR AL MUNDO DE AQUÍ

Extracto del Calendario bíblico – mes de Iyyar

Iyyar 1-10-10-200 es el segundo mes en la cuenta de los meses. En la Biblia es llamado Siv, 7-10-6. Siv significa irradiación, resplandor, luz, brillo. Se puede ver el nombre de Iyyar como la unión de iy y yar, puesto que se escribe con dos yod-10.

Pero iy es una negación que significa “nada”, “no”, “por si acaso”. Si se junta con otra palabra significa siempre lo imposible. Vemos, por ejemplo, ese iy en las palabras “imposible”, “desigual”, “desobediente”, “desconfianza”, “malentendido”, “incomprensivo”.

CONTINUA…

DEL SENTIDO DEL TIEMPO

Extracto del Calendario bíblico, mes de Nisán.

¿Qué es un año? ¿Qué es un día? Hay muchos años y muchos más días. El año del calendario es determinado por el sol. La misma situación se repite exactamente. Pero obviamente muchas cosas han cambiado, también en la astronomía. Se divide el año en 12 meses, porque cada año la luna recorre el ciclo de luna nueva a luna nueva doce veces. Aunque no exactamente, porque 12 ciclos dan solo 355 días para el año. El sol, sin embargo, necesita 365 ¼ días. En el calendario bíblico se conoce el año lunar. Pero después de algunos años se ajusta con el año solar, duplicando el mes duodécimo. Es decir, introduciendo un mes decimotercero. Y así todo vuelve a estar en perfecta armonía.

CONTINUA…