Conferencias

LA IMAGEN DEL SER HUMANO EN LA CABALA

Capitulo 1

¿Qué es el ser humano y quién es? Basándonos en investigaciones serias podríamos decir que es un mamífero muy evolucionado, el resultado de una selección de millones de años. Que su evolución, su lucha por la supervivencia, por mutaciones caprichosas, se ha dirigido por casualidad en cierta dirección. Y esa respuesta ni siquiera sería equivocada. El objeto de la investigación, es decir la aparición del ser humano, deja intuirla. Porque también en su intelecto, fantasía, moralidad y ética puede verse un largo proceso de evolución. También sus ideas religiosas pueden catalogarse como resultado de aquel desarrollo. También en esa área puede verse una evolución desde lo ingenioso y primitivo hasta la diferenciación y la sutilidad. No sería honesto −con toda la crítica que pueda hacerse en cuanto a conclusiones precipitadas o lagunas en el material de investigación− no sería honesto no tomar en consideración los resultados de muchos estudios serios. Es cierto que los fósiles no hablan y que no nos comunican sus vivencias y pensamientos. Tampoco tenemos pruebas habladas o escritas sobre sus motivaciones. A pesar de todo no nos cerramos ante los principios de la investigación científica.

CONTINUA…

ANTERIOR AL MUNDO DE AQUÍ

Extracto del Calendario bíblico – mes de Iyyar

Iyyar 1-10-10-200 es el segundo mes en la cuenta de los meses. En la Biblia es llamado Siv, 7-10-6. Siv significa irradiación, resplandor, luz, brillo. Se puede ver el nombre de Iyyar como la unión de iy y yar, puesto que se escribe con dos yod-10.

Pero iy es una negación que significa “nada”, “no”, “por si acaso”. Si se junta con otra palabra significa siempre lo imposible. Vemos, por ejemplo, ese iy en las palabras “imposible”, “desigual”, “desobediente”, “desconfianza”, “malentendido”, “incomprensivo”.

CONTINUA…

DEL SENTIDO DEL TIEMPO

Extracto del Calendario bíblico, mes de Nisán.

¿Qué es un año? ¿Qué es un día? Hay muchos años y muchos más días. El año del calendario es determinado por el sol. La misma situación se repite exactamente. Pero obviamente muchas cosas han cambiado, también en la astronomía. Se divide el año en 12 meses, porque cada año la luna recorre el ciclo de luna nueva a luna nueva doce veces. Aunque no exactamente, porque 12 ciclos dan solo 355 días para el año. El sol, sin embargo, necesita 365 ¼ días. En el calendario bíblico se conoce el año lunar. Pero después de algunos años se ajusta con el año solar, duplicando el mes duodécimo. Es decir, introduciendo un mes decimotercero. Y así todo vuelve a estar en perfecta armonía.

CONTINUA…